¡Conocí a mi “señora de las 4 décadas” y me olvidé de los videojuegos!

conoci mi pareja en un sitio de citas

Debido a que hay tanta variedad de sitios de citas online, donde una persona puede buscar pareja y conocer a otras personas fuera de su círculo de amistades, para muchos siempre es importante fijar un objetivo antes de comenzar. Podés elegir si querés conocer gente, algo casual, formar una relación a largo plazo o simplemente encontrar una pareja sexual.

En mi caso, una vez que mi objetivo estaba claro, busque un sitio de citas que me ofreciera más allá de una opción, me registré en show4yu.com. No sólo buscaba una relación casual, pretendía abarcar todas las opciones posibles y esperar a ver qué pasaba.

En cuanto a la chica, tal vez sea por mi “mente abierta” pero de forma inconsciente no buscaba a  alguien de mi edad, he tenido muchas relaciones que terminaron porque no había más que buen sexo ocasional, tal vez quería sentir algo de experiencia y seguridad. Nunca tuve una relación con una mina mayor que yo, tal vez por curiosidad y “vivir una experiencia distinta” lo intenté… (¡Hoy doy gracias a mi mismo por tomar esa decisión!).

Voy a comenzar el relato de mi historia con un dato muy importante para los pibes, y espero no suene machista Che, ¡es algo científico pibe! Una mujer, al estar con un hombre más joven, se asegura una sexualidad plena. Y si el joven tiene experiencia, ella desarrollará todo lo que supone la vida sexual. En pocas palabras Ché, animáte a conocer una mina mayor que vos y ¡olvidáte del quilombo en la relación!

Fue durante un descanso del videojuego la ola de “zombis extraterrestres”, mientras esperaba mi turno, comencé a navegar ociosamente a través de la aplicación de citas. Me gustaba porque me avisaba cuando alguien miraba mi perfil o me enviaba un mensaje. Aunque no entendí (en ese momento), por qué una mina se fijaría en un perfil con una imagen de un juego de video…“zombis extraterrestres”.

Utilicé esta imagen, en particular, porque no tenía esperanza de encontrar a alguien que me gustara, pero sobre todo porque no creía que una chica enviara un mensaje con esa imagen, y como quería tomarme un descanso, esta parecía una forma conveniente de alejar a la gente hasta que estuviera listo (¡qué suerte la mía Ché!).

“Me gustan tus zombis…” dijo el mensaje, seguido por una cara feliz. Me sorprendió mucho, no me considero un pibe copado ente las chicas, por eso me agradó mucho el gesto lo confieso.

Enseguida entré a su perfil para ver cómo estaba la mina. Lo primero que vi fue que ella era mayor, mucho mayor que yo. Parecía familiar en su foto de perfil, pero tenía el cabello recogido y unas gafas de sol bastante grandes, lo que dificultaba identificarla. Sin embargo, lo que realmente llamó mi atención fue que tenía los senos más bellos e impactantes que he visto en mi vida, y para ser sincero Ché, apenas le miraba a la cara, estaba encantado por sus pechos.

La mina que conocí en show4yu.com

“Gracias, eres muy sexy…le respondí” pasaron sólo unos segundos cuando me respondió con una linda sonrisa (usó un emoticón, pero sentí que lo hacía en realidad).

Algo que me pareció extraño era que cada vez que le enviaba un mensaje escuchaba un tono de alerta en un teléfono cercano. Pensé al principio que era casualidad, sin embargo después de tres mensajes me di cuenta que era ¡el teléfono de mi vecina! Era divorciada y sin hijos, por lo que me decidí a enviarle una foto mía para ver su reacción, su respuesta fue: “… sabía que eras vos, pero nunca he tenido valor para decirte que me gustas”

Me quedé sin palabras…mi pulso ¡se aceleró a mil por segundo! Y fue entonces cuando recibí otro mensaje: “… ¿querés venir a mi departamento o querés seguir jugando videojuegos?” ¡Que bárbaro! A sólo unos pasos de lo que podría ser la fantasía de muchos convirtiéndose en realidad, y puedo decirles que ¡así fue!

Con solo tocar su puerta, sabía lo que me esperaba, estaba tan ansioso como ¡un niño con juguete nuevo! Abrió la puerta y llevaba puesto sólo un negligé (una bata femenina con tela muy fina y casi transparente), de ahí en adelante ¡sobraron las palabras Ché! Puedo decir que no hubo límites en lo que hicimos entre los dos… y hasta la fecha ¡no los conozco a su lado! Ella quería juventud sin inocencia, yo experiencia y sexualidad a plenitud…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *